perros vegetarianos, animales, 113 KB, salud
PORTADA SALUD

PERROS VEGETARIANOS: ANIMALES QUE COMEN LO MISMO QUE SUS AMOS

Los perros vegetarianos pueden ser alimentados sin carne, siempre y cuando se les de comida debidamente balanceada.

Los perros y sus dueños se asemejan cada vez más en su estilo de vida, como se puede comprobar cuando se visita la guardería del barrio Wilmersdorf en la capital alemana. Todas las mañanas Maja, Edgar y Olaf llegan en tropel a la guardería agitando la cola. Cuando se cansan de jugar, la perra Lagotto Romagnolo, el Parson Russell y el galgo español se echan en sofás. Afuera disponen de una pileta para perros donde pueden retozar y luego se relajan frente al televisor en cuartos individuales. Los dueños les dan alimentos preparados por ellos mismos, que incluyen cada vez más comidas vegetarianas y hasta veganas.

Según datos de la Asociación Alemana de Vegetarianos, en Alemania viven unas ocho millones de personas que practican el vegetarianismo. El número de veganos es aproximadamente de un millón trescientas mil personas. Los cambios en los hábitos alimenticios de los dueños, que renuncian a consumir productos animales, se manifiesta también en la alimentación de las mascotas, en particular de 8,6 millones de perros que hay en el país.

Estos cambios lleva a preguntarse si se puede alimentar a un perro sin carne o productos derivados de la misma. ¿No se trata acaso de animales que descienden del lobo y que están dotados de colmillos precisamente para alimentarse de carne? Sin embargo, a diferencia de los gatos que tienen el metabolismo adaptado para digerir exclusivamente a animales, los perros son omnívoros, es decir, se alimentan de distintas sustancias orgánicas.

El profesor Jürgen Zentek, del Instituto para Comida Animal de la Universidad Libre de Berlín, sostiene que no existe ninguna causa de fuerza mayor que obligue a alimentar con carne a los perros. Los perros necesitan que se les proporcione un espectro amplio de nutrientes como proteína, aminoácidos, ácidos grasos esenciales calcio y una serie de oligoelementos como el cinc.

Si se le preguntara a un perro qué prefiere, carne o hinojo, el can eligiría lo primero sostiene Zentek. “La carne es portadora de proteína, se caracteriza por su alto valor nutritivo, tiene un espectro favorable de aminoácidos y es altamente digestiva”, asegura.

La profesora Ellen Kienzle de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Luwdig-Maximilian de Múnich distingue entre comida vegetariana y vegana: “En el primer caso se ingiere leche y también huevos, el llamado ovolactovegetarianismo, mientras que en el segundo caso sólo se consumen productos de origen vegetal”.

Los animales adultos que deben realizar actividades físicas pueden ser alimentados sin problemas con una dieta que incluya leche y huevos, siempre y cuando la misma contenga el equilibrio adecuado de nutrientes. En muchos casos las dietas vegetarianas adolecen de insuficiencia de calcio. También ve con ojos críticos que se alimente a los perros con vegetales crudos: “Los carbohidratos de los vegetales crudos pueden producirles trastornos digestivos”.

Perros, veganos, 25 KB, salud
Crédito: Markus Scholz / dpa-tmn

En opinión de la experta Heidi Bernauer-Münz, de la Sociedad Veterinaria para la Protección de Animales, esto mismo vale sobre todo para la perras embarazadas o en período de lactancia y para los cachorros.

En el caso de las perras lactantes hay que darles alimentos que tengan un alto valor energético y suficientes proteínas. Por el contrario, no es bueno darles comida vegana, así como tampoco a los cachorros.

En todos los casos en que se quiera alimentar a los perros sin carne aconseja consultar a expertos: “La vejez de los animales, las enfermedades o el estrés pueden hacer variar notablemente las necesidades energéticas y de nutrientes”. En tales casos la alimentación vegana es nociva para las mascotas.

Perros, veganos, 24 KB, Salud
Crédito: Markus Scholz / dpa-tmn

En suma, no parece perjudicial para los animales que se los alimente sin carne, siempre y cuando se les de comida debidamente balanceada de acuerdo a las necesidades de cada mascota.

La pregunta que queda flotando en el aire es si corresponde obligar a los animales a adoptar nuestros valores y nuestros estilos de vida cambiantes.

Friederike Schmitz, experta en ética animal, lo ve así: “El perro como animal doméstico vive de acuerdo a reglas que le son impuestas: dónde vive, qué come, cuándo debe entrar, cuándo puede salir. Todo esto me parece más importante que la elección de lo que come”.

dpa

Fuente: Deutsche Presse-Agentur GmbH

Copyright: dpa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *